Columnas La influencia materna: Una pasión compartida por el perfume

La influencia materna: Una pasión compartida por el perfume

03/30/14 19:51:23 (3 comentarios)

de: Poe: Suzy Nightingale

Comenzó en mi niñez, como muchas adicciones, tal vez se formó en mí desde la cuna. De todas maneras tienden a culpar a los padres, ¿verdad? Tal vez estén en lo cierto y temo decir que esta adicción se debe directamente a la influencia de mi madre. He perdido la cuenta de las botellas que he utilizado, incluso desde que era una niña. Resplandecientes, cada una de ellas tenía nombres exóticos, como etiquetas para maletas miniatura de tierras lejanas, con letras en espiral de color dorado y rebosantes de glamour. Puedo recordar como me paraba junto a mi madre, con mi nariz al nivel de la mesa, con mis ojos bien abiertos, bebiéndome todo, embriagada por la opulencia.

Tengo seis años y estamos en mi lugar favorito en todo el mundo: los oscuros recovecos de un imperio de perfumes antiguo. El cielo en la Tierra. Es uno de mis primeros recuerdos felices y nunca pude olvidar el placer que experimenté en ese momento. El lugar era Jersey, una de las Islas del Canal, justo al lado de la costa del Reino Unido. Pasamos muchas vacaciones ahí, disfrutando del clima ligeramente templado, pero más que nada aprovechando las tiendas de perfumes , gracias al estatus de las tiendas libres de impuestos que hay ahí. Mi madre y yo no tomábamos baños de sol, ya que la mayoría de los días nos los pasábamos buscando joyas perfumísticas en esas pequeñas boutiques y en las estilosas tiendas departamentales. Ya que estamos celebrando el Día de las Madres en el Reino Unido, sentí que era el momento de recordar la pasión por el perfume que todos compartimos, y también de recordar nuestras fragantes líneas de tiempo.

Que bien recuerdo las cejas levantadas y pintadas de las empleadas que se preguntaban porque una niña rechazaba la sección el área de juguetes y anhelaba perfumes para adultos, rociándolos desde la muñeca hasta el hombro, junto a una madre que se lo permitía. Y que se los compraba. ¡Simplemente escandaloso, queridos! Primero me enamoré como se debe del clásico Coco de Chanel, me sentí emocionada (y mimada) a más no poder cuando finalmente tuve mi propia botella para rociarme todo lo que yo quisiera. Yo siempre digo que tenía diez años, pero creo que tenía once, cuando se lanzó al mercado. Era un perfume que no se consideraba socialmente apropiado para una pre-adolescente, pero de todas formas lo adoraba - ciertamente estaba impregnado de una capa más profunda de exquisitez ilícita.

En esos tiempos, comencé a experimentar con Maxims de Paris, un perfume que huele más antiguo que su edad y que tiene un embriagante corazón floral con una enorme pizca de ládano y musgo de roble en la base de la fragancia. De ahí, me lancé a la primavera y hacia el exotismo de la sublime y celestial vainilla aduraznada de Mitsouko. Remontándome al pasado, pareciera de alguna manera que comencé deseando aquellos perfumes que no eran apropiados para una jovencita, esa oscura y embriagadora variedad que sugería una madurez segura en frascos Art Deco con tapones de vidrio del tamaño de bolas de caramelo gigante. Hermosas y delicadas fragancias como,  L'air du Temps, no no me gustaban y mis contemporáneos la adoraban, pero a mí no me gustaba. Necesitaba esas botellas enormes como la de Coco de Chanel, pues no quería el equivalente aromático de un primer sostén para niñas, yo quería saltarme directamente a lo más profundo de la alberca de los perfumes, ya fuera para hundirme o nadar. ¿Florales ligeros? ¡No! Me causaba risa el concepto. Curiosamente, ahora he aprendido lentamente a apreciar las fragancias florales, aunque mi preferencia sigue siendo no "light". ¿Tal vez me estoy ablandando con la edad? Dios mío, espero que no.



De tales devaneos con los clásicos de renombre mundial, habiendo explorado todo lo que Chanel y Guerlain tenían que ofrecer, y desilusionadas de que Chanel No. 5 jamás me quedó bien ni a mí, ni a mi madre; me gradué hasta llegar a las atrevidísimas fragancias de los 80s como Opium y Poison—un reto olfativo para los sentidos que es una bofetada en la cara con un guantelete de gamuza y que es un preludio a un duelo al amanecer. No me importaba, quería intoxicarme con mi perfume, anhelaba que las muchedumbres suspiraran a mi paso mientras la estela de mi fragancia los envolvía y los elevara: mi perfume como arma mortal. Me moderé un poco cuando me usé Loulou, aplicándome cubetas de esta fragancia mientras usaba labial de color rojo oscuro de Rimmel, creyendo que así me parecia a una atrevida actriz joven de 1920, cuando en realidad lucía ligeramente como una chica gótica y desaliñada; pero tal es el poder que tiene el perfume de cambiar la percepción que tenemos de nosotros mismos.

Todavía siento cariño por Loulou, aunque recientemente lo probé de nuevo tuve que aceptar el hecho de que me lo aplico por los recuerdos que evoca en mí, más que por la fragancia en sí misma. Le toca el turno de Eden de Cacharel en mi línea de tiempo, un giro más tranquilo en mis gustos y que utilicé felizmente durante varios años, dependiendo del humor que quería provocar en mí. Vanilla Fields fue el siguiente escalón que me encarriló nuevamente, ya que por algún tiempo lograba que la gente se acercara suavemente a mí. Después pasé una gran parte de mis años adolescentes, ahogándome en los nuevos pero extremadamente emocionantes aceites de perfume de The Body Shop . Toda mi escuela estaba rodeada de una verdadera neblina The Body Shop Vanilla y White Musk, podías olerlos desde varias millas con tus ojos cerrados. Probablemente podrían habernos olido desde la luna.



Durante este tiempo mi madre utilizó su fragancia insignia, la increíble obra maestra de Clinique, Aromatics Elixir—un perfume que siempre quise que me quedara y lo intenté varias veces durante el paso de los anos, pero no huele a mí, ¿si me explico? Es mi mamá en una botella, así que aplicarme ese perfume no se siente no me va, aunque compartiéramos felizmente nuestro amor por Opium y Poison. Ella nunca tuvo miedo a probarse otros perfumes, de hecho, por algún tiempo utilizó Knowing, Shalimar, Samsara, Sun Moon Stars, un cambio de dirección en el extremo verde de Vent Vert y el fresco chipre de Ma Griffe, y un flirteo breve con  Prada Amber.

He tenido la suerte de entrevistar a algunas de las personas más influyentes en la industria de las fragancias— y sus glamorosas madres o sus fragantes abuelas fueron una gran influencia en sus vidas; las fuertes, pero reconfortantes figuras maternas en sus vidas—es un tema muy recurrente. Evidentemente los engendran jóvenes en el mundo de la perfumería. Roja Dove nos comparte de manera conmovedora, los recuerdos de la fragancia de su madre, un pequeño vistazo sobre la chispa que eventualmente encendió su propia pasión por la perfumería. Me contó que uno de sus primeros recuerdos giraba en torno al aroma de su madre...


Roja Dove: "Fue cuando mi madre vino a darme el beso de las buenas noches cuando yo era un niño de cinco o seis años. La recuerdo parada en la entrada de mi habitación, con un vestido de cóctel de lamé dorado, iluminado por detrás era como si tuviera un halo alrededor. Yo solamente había visto una imagen como esa en un libro, tal vez vi alguna fotografía de algo mágico. Cuando me dió el  beso de las buenas noches, su aroma terminó la metamorfosis y determinó mi destino. Desde una edad temprana, me sentí intrigado por las hermosas botellas de perfumes y siempre ahorraba dinero para comprarme algunos cuando veía botellas inusuales en oferta en los mercados y fue así como comencé mi colección que sigue creciendo hasta el día de hoy."
 

Ah si, esta necesidad constante de tener un nuevo perfume también la heredé de mi madre, aunque para ella siempre será Aromatics Elixir el perfume al que siempre regresará, como un ave migratoria regresando a su nido, pero disfrutando de las vistas exóticas a lo largo del camino. Ciertamente, el olorcillo más sutil a este perfume me hizo llorar cuando entré a la universidad, cuando una profesroa pasó al lado de mí en el pasillo, dejando una estela del perfume a su paso. El shock emocional de esta experiencia se sintió como un puñetazo en las costillas, ese sentido agudo de la pérdida y de la añoranza durante aquellos primeros días que pasé a la deriva en ese enorme mundo que era nuevo para mí, cuando no sabía hacia donde me dirigía o quien era realmente, desesperadamente quería un abrazo de mi mamá, quería sentir alivio al oler su aroma tan familiar mientras me enfocaba en ese agudo segundo cuando reconocí su perfume en una extraña. SU perfume. Olerlo en alguien más simplemente intensificó mi tristeza.

Para Dom De Vetta de Shay and Blue fue el aroma de las fragancias de su abuela el que lo inspiró cuando era un niño:


Dom De Vetta: "Creo que se remonta a cuando era muy joven y al aroma de mi abuela francesa portando Shalimar. Nací y crecí en Londres, y crecí en una familia bilingüe en donde se hablaba inglés y francés, siempre rodeado de fragancias clásicas. Cuando era un niño estaba rodeado de todas las grandes fragancias y recuerdo a mi abuela francesa y a mi abuelo usando Shalimar, Mitsouko, Jicky, Cristalle, Pour Monsieur, Eau Sauvage , por nombrar solo algunas. Fue una infancia mágica en un mundo de fragancias francesas..."
 

En una animada y reveladora entrevista en el evento Perfume Lovers en Londres, Lila Das Gupta le pidió al perfumista zeitgest, Francis Kurkdjian que describiera su primer recuerdo olfativo:


Francis Kurkdjian: "Como la mayoría de la gente, fue el aroma del perfume de mi madre...Recuerdo estar en el coche, camino hacia la iglesia y el aroma del abrigo de piel de mi madre con su perfume. Cologne Pour le Soir es una fragancia suave, de piel, con matices de labial."
 

Hablando de labiales, Ralf Schwieger creó el famoso Lipstick Rose de Frederick Malle basándose en el recuerdo perceptible de su madre inclinándose para darle el beso de las buenas noches y en el olor atalcado de con tintes de rosas de aquellos cosméticos vintage. Otro producto cosmético que causó un momento que le cambió la vida a Belinda Brow, y que eventualmente la condujo a crear su propio perfume llamado Blessings, ya que se basó en el recuerdo irresistible de la crema corporal perfumada que su madre le compartió cuando era niña:


Belinda Brown: "Conocí el mundo de las fragancias por primera vez gracias a mi madre que me mostró Stella Pomade, una crema corporal perfumada con jazmín embriagador y vainilla, la cual me aplicaba sobre la mi piel; fue cuando comenzó mi amor por las fragancias exóticas. Este hermoso recuerdo de mi familia y de mi hogar, que se integró en mi mente ha crecido y se ha convertido en una pasión por las fragancias: una pasión que sigue siendo una constante en mi vida hasta el día de hoy. Cuando era una niña ahorraba cada centavo para comprarme fragancias hermosas, la mayoría contenían lavanda—trabajé muchas horas para poder comprarme solamente un perfume que realmente adoraba."
 

La escena atemporal de una madre inclinándose para besar a su hijo es obviamente una escena que contiene un mundo de recuerdos e inspiración en su interior, esa conexión que crea el olor, es tal vez uno de los vínculos más fuertes que existen. Rara vez me he encontrado con algún perfumista, o por supuesto, un fanático de los perfumes, que no tuviera una historia similar que contar. Para mí es un placer muy especial que mi madre todavía disfrute mucho probando nuevos perfumes, ella con su nariz pegada a su muñeca mientras experimenta con una nueva fragancia. ¡De tal palo, tal astilla! Ahora la llevo a las boutiques de perfumes, tentándola a conocer los reinos de las casas perfumísticas que aún no ha explorado. La que conoció recientemente y que le compré por capricho, pues conozco sus gustos perfectamente bien, (y también sé que si no le gustaba, podría quedármela—un privilegio que tenemos las hijas) fue Breath of God de Gorilla Perfumes, se la compré como regalo de cumpleaños y le gustó de inmediato, lo usaba constantemente hasta que se le acabó la botella; y Amouage Gold, del cual tengo que admitir que ella no estaba completamente segura al principio, pero terminó amándolo con todo el corazón. Esto me dejó pensando en, ¿qué será lo que sigue en su travesía perfumística?

Estoy contemplando la idea de volver a presentarle al hermoso Ma Griffe de Carven, ya que tiene un nuevo empaque y se ha vuelto a presentar de nuevo, una jugada que espero llame la atención de un público nuevo o quizás del público joven. Siento una gran admiración por Madame Carven—su increíble elegancia y su estilo, yuxtapuestos con su espíritu luchador que la llevó a pilotear valientemente un avión, recuerdan sus contemporaneos "...tan bien como un hombre" y probablemente mejor, por sus agallas. Ma Griffe posee una alegría perfectamente primaveral que puede ser un cambio agradable por el cambio de temporada. También he estado considerando la suave gardenia de La Panthère de Cartier, un delicado y sensual abrazo pero con una columna vertebral de metal por debajo de las caricias.

¿Tal vez Joy Forever de Jean Patou? Ella amaba la fragancia original y me aplicaba un poco de ella en el dorso de mi mano, para que pudiera olerla durante nuestras aventuras perfumísticas. Este último lanzamiento se basa en los ingredientes clave que se encuentran en el perfume vintage Joy—rosa de mayo y jazmín—pero con un giro moderno y fresco. Los clásicos son sublimes, pero mi mamá nunca ha sido una persona poco aventurera, incluso ella anhela lo nuevo y emocionante, mientras se aferra firmemente a las obras maestras del pasado. Yo siempre le estaré agradecida por el regalo que me dió, esa obsesión por los perfumes tan valiosa que me heredó y que continúa uniéndonos hasta el día de hoy.

Suzy Nightingale (Miss_Nightingale) es una escritora obsesionada con los perfumes del Reino Unido, quien probó Coco Chanel a la edad de diez años y jamás volvió a ser la misma. Después de haber reseñado su colección de perfumes en Fragrantica y de haber recibido una gran aceptación por parte de los miembros y editores, Suzy se unió al equipo de Fragrantica y es corresponsal en el Reino Unido.

Aparte de informarnos acerca de eventos excusivos, lanzamientos de productos, entrevistas a perfumistas y de descubrir nuevas marcas; también trabaja en el mundo de la moda y escribe un blog sobre estilo, belleza, fragmentos históricos y la variedad de baratijas que le llaman la atención.

                                            Traducción al español: Gabriela Cortés



Previos Columnas Next


Advertisement

CokeChile
CokeChile

Maravillosa columna.,,,y es cierto, nuestras madres y abuelas nos hicieron aventureros en el mundo del perfume....y, es un mundo del que jamás se regresa

Aug
01
2014
SeleneHdez
SeleneHdez

Me encanto!

Apr
02
2014
azuriiita
azuriiita

¡Hermoso artículo!!! <3 Gracias

Apr
01
2014

Agrega tu Reseña

Cuando seas miembro de esta Comunidad de Perfumes en Línea, podrás agregar tus propias Reseñas de Perfumes.

Advertisement

Advertisement

Nuevas Fragancias

Marcas Populares de Fragancias: